Preguntas Frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Para qué sirve un test genético?

Los tests genéticos te informan sobre mutaciones presentes en tu ADN. La gran mayoría de ellas son inocuas, pero algunas están asociadas a ciertas condiciones fisiológicas y enfermedades. Por ello, con una simple muestra de saliva, pelo o sangre puedes conocer más tu cuerpo y mejorar tu calidad de vida.

Muchos laboratorios ofrecen diversos tipos de tests, dependiendo de lo que te interese saber:

  • Ancestros: historial familiar, raíces generacionales y etnias de tus antepasados.
  • Salud: riesgo ante enfermedades oncológicas, raras, autoinmunes y más.
  • Nutricional: absorción de nutrientes, susceptibilidad a ciertos olores/sabores o a ganancia/pérdida de peso.
  • Farmacológicos: compatibilidad con múltiples medicamentos y tratamientos.
  • Parentesco: para verificar la relación biológica entre dos personas.

¿Es legal hacerse un test genético?

En España, la legislación exige que un test genético disponga de:

  • Utilidad clínica: no todos los tests son científicamente sólidos.
  • Receta médica: puede suponer implicaciones importantes para tu vida.
  • Asesoramiento genético: proporcionan información difícil de interpretar.

Como puedes ver en nuestro comparador, muchos tests del mercado no cumplen dicha normativa. Así que te recomendamos que sólo compres los que cumplen los tres mencionados requisitos legales.

Por ejemplo, no es útil que te entreguen sin más una radiografía o un electrocardiograma, deben ser interpretados para tomar decisiones. Por eso consideramos imprescindible que un asesor genético interprete contigo tus resultados.

Referencias:

¿Qué validez científica tiene un test genético?

La validez científica de los marcadores analizados en un test genético está influenciada por factores como:

  • El número de estudios científicos realizados.
  • La complejidad del aspecto biológico al que están asociados.
  • El efecto que puede tener el ambiente sobre dicho aspecto biológico. 

Marcadores genéticos con una alta fiabilidad incluyen aquellos asociados con:

  • Enfermedades mendelianas: enfermedades simples explicadas por un sólo gen son fáciles de diagnosticar.
  • Fármacos: puesto que se sabe exactamente sobre qué gen actúan los fármacos, se puede saber si una mutación inhabilita o facilita la actuación del fármaco.
  • Marcador de parentesco: existiendo miles de millones de mutaciones posibles en nuestro ADN, la relación biológica entre dos personas es fácil de estimar mediante el porcentaje de mutaciones que tengan en común. 

Por el contrario, marcadores genéticos con una fiabilidad baja incluyen aquellos asociados con:

  • Enfermedades multigénicas: cuando muchos genes intervienen en una enfermedad, es complicado conocer la combinación exacta de mutaciones necesarias para el desarrollo de la misma.
  • Marcadores nutricionales, deportivos, inteligencia o belleza: en estos casos el medioambiente influye de forma muy importante. Por ejemplo, dos personas con la misma mutación perjudicial para la capacidad cardíaca pueden tener en realidad capacidades muy diversas debido a su diferente alimentación y actividad física.

Referencias:

es_ESEspañol
Utilizamos cookies para garantizar que nuestra página funcione correctamente, para medir el tráfico, y para recopilar estadísticas de usuarios que nos permitan hacer nuestro sitio Web más fácil de usar. Si continúa navegando el sitio, usted aceptará el uso de cookies.    Más información
Privacidad